Reservas Marina

Desde hace mucho tiempo el hombre ha explotado los recursos del mar. No obstante, existe muy poca capacidad tecnológica, científica o administrativa para llevar a cabo una pesca que no dañe las poblaciones de peces e invertebrados marinos. Por un lado, se han fijado regulaciones como cuotas, temporadas y tallas de captura solamente para algunas especies cuyo valor comercial fue o es alto, pero no se ha regulado la pesca de la mayoría de las especies, principalmente de las que son capturadas en las pesquerías artesanales o ribereñas de nuestro país.

¿Para que sirve una reserva marina?


Como todos los recursos naturales que son sobreexplotados, las poblaciones de peces e invertebrados marinos se reducen cuando hay una pesca sin regulación. Pero el problema va más allá de la simple disminución de poblaciones. Por ejemplo, se ha observado que el tamaño de los individuos se reduce bajo la presión de la pesca esto sucede debido a que los individuos más grandes y viejos comienzan a ser eliminados de las poblaciones y aquellos más pequeños y jóvenes empiezan a madurar más rápida- mente. Si la pesca está eliminando a los individuos mayores, entonces los que sobreviven tienen una menor capacidad para reproducirse porque producen menos gametos y éstos son de menor calidad. Lo anterior significa que se reduce de manera constante el potencial que tienen los individuos de una especie y, por tanto, disminuye la capacidad de la población para recuperar un nivel de abundancia óptimo. Cuando se dan estos cambios en las especies principales o “clave”, toda la comunidad pasa a un estado alterado donde el número de especies disminuye y la productividad del sistema se deteriora.

Text

Para entender estos efectos desde un punto de vista económico, habría que imaginar lo que pasa con una cuenta de cheques cuando se gasta demasiado. Lógicamente se reduce el capital cada vez más, pero al mismo tiempo se generan menos intereses. Esto conlleva efectos colaterales, ya que cada cheque que se expide eleva las comisiones por el uso descontrolado de la cuenta, hasta llegar a un punto donde se pierde la capacidad operativa de las finanzas. En esta situación, aunque todavía se tenga un poco de dinero, no se pueden cubrir los servicios que se pagan mensualmente y se podría asegurar que la bancarrota es el siguiente paso. Si bien la solución al problema es controlar los gastos, mantener una cuenta de ahorros que apoye la cuenta de cheques podría respaldar las finanzas y reducir cualquier efecto colateral. Es decir, si se mantiene una cuenta de ahorros con un saldo lo suficientemente elevado y sincronizada con la chequera, se podría evitar la pérdida de dinero por comisiones y mantener los intereses, hasta volver a regular el gasto corriente.
Una reserva marina podría ser considerada una de muchas cuentas de ahorro que se pueden tener para garantizar los recursos marinos. Se trata de un tipo de área natural protegida donde las actividades que dañan o alteran el ambiente están permanentemente prohibidas, con el objetivo de conservar una porción acuática representativa de los diferentes ecosistemas y de su biodiversidad. Las reservas marinas no sólo traen beneficios a las poblaciones de flora y fauna que viven en ellas, sino que también pueden afectar positivamente a las especies que viven a su alrededor y en zonas cercanas. Es decir, las reservas marinas exportan individuos, adultos y larvas, e incluso juveniles, a zonas que no tienen protección y, por ende, pueden ayudar a mantener y restaurar poblaciones fuera de la reserva.

El efecto de una reserva
marina bien diseñada y vigilada.

Text
Las reservas marinas también pueden ayudar a proteger especies migratorias si se diseñan adecuadamente, ya que a pesar de la gran movilidad que presentan estas especies, las poblaciones enteras son muy vulnerables a la pesca u otras actividades humanas cuando se reúnen en zonas específicas para reproducirse o alimentarse, en corredores migratorios o en zonas de crianza. Si una reserva se establece en una localidad donde ocurren los procesos ecológicos antes mencionados, puede servir para proteger a la especie migratoria de interés durante la etapa en la que se encuentre más vulnerable. Por ejemplo, preservar los manglares o pastos marinos, que son zonas de crianza de muchas especies de importancia económica, tiene como resultado un aumento en la población adulta de la especie que se encuentre a decenas de kilómetros de distancia.
Lo más importante es que las reservas marinas ofrecen formas de protección diferentes a otras estrategias de manejo, debido a que resguardan todo el ecosistema y la diversidad de especies que habitan en él. Esto a su vez trae como consecuencia una gran variedad de beneficios, siendo los más importantes aquellos que favorecen al sector pesquero pues aumentan la biomasa, abundancia y diversidad de las especies comerciales.

¿Para que sirve una reserva marina?


La superficie marina de México abarca mas de tres millones de km², de los cuales de acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), solo el 1.38% de los Mares Mexicanos están protegidos bajo algún decreto de reserva. Esta protección se distribuye a lo largo del país entre alrededor de unas 90 áreas costeras y marinas. La necesidad en la creación de mas reservas marinas en el país, cuyos beneficios ecológicos apoyen a la recuperación y el mantenimiento de la biodiversidad marina de México es evidente. Por ende, el Convenio sobre la Diversidad Biológica estableció la meta de proteger por lo menos el 10% de los océanos entre el 2012 al 2020. Sin embargo, actualmente la buena intención de crear más reservas marinas no esta garantizando la sustentabilidad de las áreas marinas, por que ni siquiera las reservas que ya existen se están recuperando.

¿Por qué no están funcionando las reservas marinas en México?

Con excepción de Cabo Pulmo, la mayoría de las reservas marinas en México se deterioran cada día mas. Esto se debe principalmente a tres factores: 1. la falta de recursos necesarios para su protección adecuada, 2. la designación de muy pocas áreas de no pesca y 3. el poco involucramiento de las comunidades en su manejo. La creación de nuevas reservas marinas que no consideran los recursos necesarios para atacar las necesidades mencionadas anteriormente las están convirtiendo en “reservas de papel”, las cuales solo cumple con las metas porcentuales en las políticas de protección pero no aportan ningún beneficio ecológico o de conservación.
Text

En México la institución responsable en la designación y manejo de las reservas marinas es la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP). Sin embargo, la CONANP no cuenta con la jurisdicción para aplicar las leyes y regulaciones que la misma institución crea para las reservas marinas que decreta. Dicha responsabilidades corresponden a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), y ambas instituciones depende de Secretaría de Marina para asegurar las áreas marinas protegidas. La división entre la creación de regulaciones y la aplicación de estas entre distintos organismos gubernamentales esta obstaculizando su ejecución. Aunado a que el personal disponible para el resguardo de las áreas protegidas es insuficiente las reservas marinas quedan completamente desprotegidas. Por ejemplo solo en el caso del Golfo de California, la PROFEPA cuenta con alrededor de 14 personas responsables de resguardar 23,300 km² de reservas marinas, y la CONAPESCA cuenta con menos de 10 personas para la regulación de mas de 18,000 embarcines de pesca artesanal. Sin ni siquiera considerar las embarcaciones ilegales de la zona, simplemente a las instituciones reguladoras les es imposible proteger las áreas marinas decretadas como “protegidas”.
La implementación de reservas marinas es sin duda una paso indispensable para el saneamiento y conservación de los Mares Mexicanos. Pero para que estas medidas cumplan con los objetivos ecológicos es necesario un cambio de filosofía en la forma en que México implementa y maneja sus áreas marinas protegidas.

(Fuentes:
– When good intentions are not enough…Insights on networks of “paper park” marine protected areas
– Biodiversitas, Reservas Marinas
– Analisis de vacíos y omisiones en conservación de la biodiversidad marina de México: océanos, costas e islas.)