Guardarenas

Las grandes olas y los surfistas que se atreven a montarlas han hecho de Puerto Escondido un lugar que depende del mar. Un pueblo de pescadores que se convirtió en la meca del surf en México, en ciudad y destino turístico, todo gracias a sus lindas playas, impresionantes atardeceres y olas altas. Hoy en día Puerto Escondido es hogar para gente de muchos rincones de Oaxaca y de México. Personas que han llegado por diversas razones, pero que dependen de manera directa o indirecta del mar. Algunos de ellos encontraron en el proyecto Guardarenas una oportunidad para contribuir a la conservación de las playas a través de la educación ambiental, involucrando niños en actividades de ciencia ciudadana, ciencia en acción. Esta iniciativa, propuesta por las Naciones Unidas, se ha replicado en todo el mundo, pero en nuestro país solo en Puerto Escondido.
El cortometraje Guardarenas es una ventana a como en la costa oaxaqueña niños, jóvenes y adultos colaboran hoy para el futuro. Con un poco de entrenamiento, equipo científico y mucha pasión, los guardarenas monitorean diversas variables de la playa, una vez al mes, al tiempo que se divierten y juegan a ser científicos. En este video los acompañamos a un monitoreo y ellos nos cuentan lo qué hay entre líneas, mostrándonos que la conservación es un proceso social, solidario y empático, con fines ecológicos.