Mayra Ballardo

El mar nos quita, pero también nos da

“A mí me gusta observar el mar porque me trae tranquilidad y me gusta su aroma y su brisa y sus paisajes. El mar nos ha traído muchos beneficios, de él hemos sobrevivido económicamente y hemos salido adelante, pero cada vez que amanece y veo que mi esposo y mis hijos van al mar, me quedo con una angustia. Ellos son pulpos y se dedican a sacar pulpo y otras especies; ser buzo no es fácil, y tiene muchos riesgos, por eso, cuando llegan del mar, mi familia se alegra. Juntos nos sentamos y comemos lo que traen del mar, así el mar me vuelve a gustar, y la angustia se va. No cabe duda que el mar nos da mucho.”

Mayra Ballardo Flores / Bahía de los Ángeles